Asfixiados o parados: nuestra paradoja laboral

Hoy es martes por la mañana. Entre aleatoriamente en una oficina y pregunte al primero que encuentre cómo lleva el día. ¿Qué respuestas oirá? La mayoría van sacando la lengua, se ven saturados de trabajo y con poco tiempo para realizarlo, ni siquiera para saludarte. ¿Qué opinarían los jefes de esos empleados asfixiados?

Si un trabajador bien seleccionado, entrenado y a quien se le ha explicado bien su cometido no alcanza habitualmente su objetivo, es más que probable que no pueda alcanzarlo realmente. Más empleados de lo que reconocemos no cumplen, porque no tienen suficiente tiempo, medios o apoyos. Si un jefe encuentra a sus empleados asfixiados, superados por las circunstancias, la buena solución es conseguirles recursos. Y no caer en la tentación de recurrir a la bronca.

Cuando una persona preparada, que antes no tenía problemas, ahora no llega, parece claro que no será tanto cuestión de la persona como del reto, seguramente demasiado ambicioso. Con la excusa de la crisis, muchas responsabilidades que antes se cubrían con tres personas se cubren ahora con dos, o incluso con una. Y no podemos pretender que se hagan de la misma manera.

paperworkoverwhelmed

“You can do anything but not everything”

Es un principio importante. Confundimos la capacidad (abstracta) de hacer cualquier cosa, con la capacidad (concreta) de hacerlo todo a la vez. En efecto, los empleados suelen tener capacidades para hacer cosas muy distintas. Pero tienen menos capacidad de hacer cosas de lo que les mandamos. Y menos capacidad concreta de lo que se piensan.

Soy de la opinión que por lo general los empleados quieren hacer todo lo que pueden, pero muchas veces no pueden. Es imposible realizar diez visitas comerciales en una mañana, ni atender con calidad ocho enfermos por hora, como marcan los ratios de la Seguridad Social.

No se pueden supervisar simultáneamente cinco proyectos si están en ciudades separadas 500 Km. entre sí, sin conexión aérea, y su contenido es distinto, si los consultores son novatos y hay que dedicar tiempo a su formación, si hay que estar pendiente de lo que sigue pasando en la oficina, si hay que ir recogiendo ideas para un nuevo servicio; si hay que preparar un artículo en fecha fija, si hay que presentar el reporting semanal, si hay que contestar a los contactos de LinkedIn, si hay que estar al día del sector, si hay que acompañar a un colega a una visita comercial, si hay que preparar la cena de Navidad… Es un caso real. Podéis adivinar cómo acabó.

Conviene recuperar el concepto de velocidad de crucero, aquel ritmo que equivale a una persona caminando a 4 kilómetros por hora (ir al 75%). No se trata de pasear relajadamente contemplando el paisaje, pero tampoco de ir asfixiado con la lengua fuera. Claro que se puede ir a una velocidad mayor, existe la velocidad máxima y la velocidad punta. Pero no se puede ir de forma habitual al 125%. Podemos mantener el ritmo de hora punta una hora al día, un día a la semana, una semana al mes o un trimestre al año. Pero no podemos ir así la mayoría de las horas, de los días, de las semanas, de los meses y los trimestres. Las consecuencias están a la vista.

28 comentarios sobre “Asfixiados o parados: nuestra paradoja laboral

  1. Y tras la bronca o la recriminación reiterada el empleado va perdiendo su autoestima laboral y pierde brillantez y eficiencia lo cual acaba dando la razón al jefe que no ha sabido valorar el problema en su profundidad real. Demasiado frecuente, ciertamente.

    1. Es el Síndrome de dilucion del talento. Trato mal a un colaborador, consecuentemente da mal resultado. Y no tengo más remedio que liquidarlo (mental o realmente). El efecto pigmalion en negativo, que pasa con tantos empleados, futbolistas e incluso con alumnos o hijos. Gracias por tu aportación.

  2. ….y si no se despidiera a personas con tanto talento (=habilidades+ motivación), los empleados no tendrían tanto trabajo acumulado. Las empresas deben replantearse qué están haciendo mal.

    1. Se despide tanto al talentoso como al que no lo es. Es una lotería. Lo puedes evidenciar en jugadores de futbol o entrenadores. Incluso políticos. Más tarde sucede eso de “te echo tanto de menos, cómo antes te echaba de más”. Gracias Marta por tu aportación.

  3. Hoy en día el mundo está muy acelerado. Tratar de ir a ese ritmo hace que los empleados que no están preparados para ello terminen asfixiados. tenemos que seguir capacitándonos para ser más competentes.

    1. La aceleración es un cáncer social. Que mata a las personas en la carreteras y en los despachos de los superejecutivos. Tienes que leer mi libro “El Japonés que estrelló el tren para ganar tiempo”. Un saludo.

  4. Coincido totalmente contigo Gabriel. En la búsqueda de mayor productividad acabamos fracasando, porque más cantidad no significa más calidad. Y al final salimos todos perdiendo.

  5. En mi caso particular -que es muy general, me temo- ahora para trabajar tenemos menos personal, menos medios en general (menos maquinaria y encima obsoleta, menor espacio para producir y almacenar = estrés añadido, etc.), cobramos tarde (y menos que antes). Y encima te piden que estés motivado… ¡Muy bueno el artículo!

  6. El problema es que en las empresas que han requerido reduccion de plantilla se ha reducido esta sin criterio de selección, o lo que es aún peor, el criterio ha sido el de reducir al máximo el coste laboral, despidiendo al que mas cobraba, a menudo el mejor preparado. El empresario que haya hecho esto se merece lo que le está pasando (O le va a pasar, seguro)

  7. Muy centrada en la actualidad. Tanta y tanta información y a toda velocidad, impide la reflexión tranquila y sosegada del auténtico problema. Es hora de parar y reflexionar.
    Muchas gracias por el artículo

  8. Hola Gabriel muchos recuerdos a Jordi brother. “Cullunut artícle”. Se la vie.
    Hace más de 25 años le dije a un Subdirector del area tecnico jurídica en la que yo estaba empezando a jugar mi mach profesional. “Al tenis no se juega rápido, se juega bien, y para eso tienes que compaginar precisión y potencia”. Esto se lo dije cuando otros Subdirectores le acuciaban con firmar rápido los contratos de compraventa, arrendamiento, cesiones, concesiones, opciones de compra, etc, de locales para la expansión de la empresa. Luego este comentario lo dijo él en otra ocasión a otra persona. Consegui no reirme, pero me dije coño con el copyright.
    De todas formas hemos trabajado con equipos muy buenos, buenos, y menos buenos, y con algún que otro capullo.
    En otra ocasión a propósito de la crisis financiera que arrastro y mando al RIP al sector de la promoción inmobiliaria, le comente a un colega. Ya podemos jugar bien al basquet, repartiendo juego, y haciendo fintas, que si los bancos estás lesionados, se llevan la pelota, y las canastas, correremos lo que quieras, pero no meteremos un triple. El final no esta en este chat.
    Así que “no problem in Corfu” como ponía en las camisetas de souvenirs cuando aterrice en la isla con mi compañera y esposa hace más años.
    Con la que esta cayendo, no hay más control que el que tu mismo te puedas dar, porque de fuera todas las pelotas vienen con efecto. Y me refiero a los padres de la patria, a estos que mandan, pero no gobiernan, que tienen el poder pero no la autoridad, que hablan de dinero público, cuando es el privado que obtienen con la expoliación fiscal. Estos que tienen las prebendas propias de sus cargos, que aunque legales, no son legitimas. Asi que animo y suerte con lo que viene.
    Enhorabuena y Saludos Gabriel.

  9. Gracias Gabriel por tu post.
    Quizás de las soluciones mágicas para solventar el estrés … “compartir” y “planificar” antes de actuar. Es decir “trabajar en equipo” más de lo que lo hacemos ahora.
    En los países latinos tendemos a acaparar responsabilidades para conseguir más poder, y en otras culturas prima el trabajo colectivo, el compartir, y el planificar (si si en aquellos países donde estrellan trenes por querer llegar a tiempo)
    Nuestro espíritu latino “recojon” (que nadie entienda mal, quiero decir espíritu de querer cogerlo todo 🙂 ) nos hace querer acapararlo todo y muchas veces no alcanzamos. Por otra parte, somos los reyes de la improvisación pero no de la productividad ni de la eficacia, precisamente… y así nos va… estresaos de la vida.

    1. Un día me decía un buen Director General. El ideal de directivo es hacérselo todo uno mismo solo. Y este espíritu domina la mayoría de los jefecillos medios y grandes… todos ellos patéticos que nos estresan a todos. Hay que hacerles la guerra.

  10. Una de las cosas que más me llama la atención es que en muchas empresas, tareas que son realizadas por una sola persona o por dos, quizás analizándolo bien deberían ser realizadas por un grupo más numeroso.

    Esto conlleva que las tareas no se ejecutan de forma óptima y no se obtiene un buen resultado. Se podría decir que: “el que mucho abarca, poco aprieta”. Cuando una persona tiene muchos frentes abiertos y quiere resolverlos todos antes de acabar el día, acaba por no resolver ninguno, o dejar pendiente una gran parte, quizá los más importantes.

    Esto implica que colaboradores y responsables o supervisores no queden satisfechos con el trabajo realizado, y uno consigo mismo tampoco. Esto, a la larga supone una perdida de motivación importante, porque después del esfuerzo, al no estar bien hecho, no se reconoce como un buen trabajo.

    A pesar de mi corta experiencia en el mundo laboral, mi reflexión es que, a la hora de asignar tareas se debería ser muy selectivo por ambas partes. Encargar poco e importante. Y aceptar hacer solo los puntos clave.

  11. ANTES DE APORTAR MAS RECURSOS (o criticar al mando), a alguien se le ha ocurrido analizar la situación, aplicando lo 6 W ? y eliminar lo que no aporta valor o los “desperdicios” sin perder en calidad (a veces mejorando) y mejorando la eficiencia ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s