La trompeta de Miles Davis: del Fracaso al Éxito o viceversa

La madre de Miles David era una virtuosa del piano en su ámbito familiar. Su padre un dentista negro relativamente acomodado en Saint Louis, que a los 13 años regaló a su hijo una trompeta para fastidiar a su mujer que no soportaba ese sonido. La fuente de la excelencia y la mezquindad se dan la mano.

Sigue leyendo

¿Insatisfecho cómo lleva sus Empleados? Hablémoslo en Barcelona 5-Oct

Después de años de recibir solicitudes vuestras para desarrollar los conceptos del Managing Incompetence me hace ilusión poder ofrecer un Workshop el próximo 5 de octubre en Barcelona. Estoy pensando en un regalo especial para subscriptores.

Sigue leyendo

Aprovechar la reunión de vecinos como si fuera un MBA

Después de un tiempo de no hacerlo la semana pasada asistí a la reunión de vecinos de mi escalera. Nunca pensé que nuestro inmueble pudiera tener tantas amenazas: lluvias torrenciales, pájaros, polizones, perros, turistas en borrachera, exaltados manifestantes (que me quemaron la furgoneta), grafiteros, ladrones de bicicletas, normativas municipales, paredes en mal estado, riegos descompensados que mojan terrazas ajenas. ¿Cómo entendernos con los vecinos? Sigue leyendo

La gran Impostura de la Cultura

Durante una corta temporada trabajé en una empresa alemana que fabricaba rodamientos. Muy industrial y germánica, dos hitos que causan respeto -auténtico pavor en mi juventud-. ¿Es tan rigurosa su cultura corporativa como suponemos, o es más bien un tópico inventado socorrido?

Sigue leyendo

Atrévase a abrir su organización… en canal

¿Cuántas personas trabajan en el Vaticano?, le preguntaron en una ocasión a Juan XXIII. Y después de simular un cálculo mental contestó: “Aproximadamente la mitad”. Así es, ¿Cuántas personas trabajan realmente en su organización? o ¿Cuántas de ellas trabajan por encima del 50% de su potencial? Sigue leyendo

¿Y si damos por muerta la Formación?

La principal amiga de mi mujer está estresada. Y esto es malo para mí. Resulta que su marido, que dirige un grupo empresarial de sardinas, no para en casa y está de muy mal humor. “El encargado que puso no sabe mandar, no está encima de los problemas, no se gana a la gente, no conoce el producto… ¡Y esto que es MBA por la mejor escuela de negocios del país!”. Seamos sinceros: ¿sirve para algo la formación directiva?, ¿crea diferencia?

Sigue leyendo